Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

  Manifestantes a favor de la unidad de España han lucido el 2 de octubre de 2017 la bandera roja y gualda/ Actuall.

Manifestantes a favor de la unidad de España ocupando en Barcelona un lugar reservado por los separatistas            

            Eramos unos “locos, alarmistas conspiradores” cuando decíamos que estaba pasando lo que otros decían que no podía pasar nunca. En un momento esplendido un puñado de sencillos, pero bravos. españoles entró en una librería al grito de "NO NOS ENGAÑAN CATALUÑA ES ESPAÑA”. Toda la peste democrática se les echó encima. “Tengo las grabaciones, las pongo a disposición de policías y jueces para que los detengan y los metan en la cárcel” ¡Qué los echen de España! Gritaba un pijo liberal apellidado Merlos en una cadena de televisión. Los gobiernos centrales democráticos, padres de los gobiernos separatistas, panfleteaban las iras contra los Patriotas. Resultado: detención, condena, revisión de sentencia y más condena. “NO NOS ENGAÑAN CATALUÑA ES ESPAÑA” gritaron los valientes; hoy día lo repite toda España ¿qué tiene Vd. Que decir Sr. Merlos? y sus vicetiples democráticos ¿qué cacarearán ahora?.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Suele ser argumento recurrente de un cierto tipo de pensamiento: en cada ocasión en que se relaciona la comisión de atentados yihadistas con el islam –una obviedad- se esgrime alguna cita del Antiguo Testamento para justificar que los textos coránicos más violentos no juegan papel alguno en la radicalización islamista: en la Biblia también hay pasajes violentos y crueles que llaman a la persecución y a la lapidación.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Resultado de imagen de rajoy sanchez constitucion

Todo lo que rodea a la cuestión catalana es ridículo y esperpéntico. El pleno del parlamento catalán donde Puigdemont declara un estado independiente en forma de república, para segundos después dejarlo en suspenso, es solo un acto más de esta tragicomedia en lo que se ha convertido España en general y muy particularmente Cataluña. Los distintos protagonistas de esta obra, no están a la altura del momento histórico que estamos viviendo. Nos engañan de forma continua y continuada. Nos hablan de actos ilegales, pero por el momento ninguna medida eficaz para evitar las ilegalidades y las traiciones. Nos dijeron que el 1 de octubre no se votaría, y se votó. Nos dijeron que el estado de derecho prevalecería frente al golpismo, y se sigue sin detener a los sediciosos, a los culpables.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Resultado de imagen de españa manifestacion

España pertenece a los de abajo. España nace de los olvidados. De los que no tienen más que el orgullo de saberse españoles.

Lo hemos visto estos días.

Mientras otros se fabrican naciones al por menor, creadas por científicos de la mentira en los laboratorios de la traición, y necesitan inyectar a la sumisa ciudadanía dosis televisivas diarias de falsedad y embuste, España ha vuelto a resurgir -tímidamente aún- al margen de gobiernos desleales, políticos a medio camino entre la vileza  y la insidia, y medios de comunicación que no sabían dónde meterse ante semejante riada espontánea de patriotismo políticamente incorrecto.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Resultado de imagen de cup puigdemont

Aunque la izquierda lleva dos décadas haciéndole la ola al nacionalismo asumiendo que han sido el desdén, la dureza y la incomprensión de Madrid lo que ha generado el anhelo de independencia catalana, tal especie no es más que el clásico regurgitar de tópicos propio del imaginario progresista.